Publicidad

Artículo

WhatsApp, el gigante en peligro

Sirag Nabih

Publicado

WhatsApp está perdiendo cuota de mercado. Como mínimo, en Estados Unidos, el mercado más importante del mundo a nivel de monetización. Y es que en apenas 4 meses, WhatsApp pasó del 9,25% de cuota a un preocupante 7,97%. La diferencia puede parecer pequeña, pero cuando hablamos de tantos millones de usuarios, es una caída muy importante en muy poco tiempo.

Otras aplicaciones como LINE han intentado conquistar el mercado norteamericano pero tampoco han conseguido dar con la tecla adecuada. Por otro lado, aplicaciones para muchos desconocidas como Kik o SnapChat están protanizando un ascenso vertiginoso.

WhatsApp, el gigante en peligro

Todo pasa, todo se olvida

En la corta historia de internet hemos podido ver como programas consolidados que parecían eternos caían en picado sin motivo aparente. La mensajería, sin ir más lejos, ha pasado de programas como AOL Messenger, ICQ, a Messenger primero, para pasar más tarde a Facebook, Skype y más tarde saltar al móvil con opciones como Viber, WhatsApp o LINE.

Es difícil entender qué lleva a los usuarios a migrar de un sistema que funciona a otro, pero el cansancio, la búsqueda de novedades, la progresiva llegada de usuarios jóvenes que adoptan sistemas nuevos y un desgaste de los que están en la cima y no se atreven a introducir novedades parecen algunos de los motivos.

Lo cierto es que WhatsApp ofrece un servicio muy estable pero esa estabilidad es un arma de doble filo: no ha introducido todavía ni llamadas, ni videollamadas, ni WhatsApp para PC o Mac, ni stickers ni ninguna otra opción que han introducido aquellos que intentan destronar al líder de mensajería.

Además, muchos usuarios adolescentes ven en Kik o SnapChap programas más frescos en los que, además, no se encuentran con sus padres, tutores o familia: un problema con el que también está lidiando Facebook, intentando captar a los más jóvenes, que no quieren exponer su vida social a los adultos.

Así, WhatsApp podría dejar de ser estándar y caer en el olvido como les pasó a otros muchos antes. Ahora tienen el reto de ofrecer algo que impida una caída que ya no parece tan improbable.

Fuente: Onavo Insights

También te puede interesar